La Palma conserva las abejas canarias "más puras" y San Andrés y Barlovento pueden convertirse en "refugios para este tesoro genético"